¿Cuándo nos conviene lavar el rostro con agua fría y cuándo con agua caliente?

Aunque podemos recurrir al agua caliente para abrir los poros y, por ejemplo, facilitar la depilación, siempre será mejor lavar el rostro con agua fría para beneficiar la salud de la piel

Anuncios

La limpieza facial es uno de los hábitos infaltables en la rutina de belleza de toda persona, ya que permite mantener la piel saludable y libre de impurezas.

Si bien hoy en día existen muchas cremas y lociones para realizarlo, la mayoría aún prefiere hacerlo mediante el lavado común con jabón neutro y agua.

Anuncios

No obstante, algunos tienen dudas sobre cuál es la mejor temperatura para llevarlo a cabo sin afectar el pH natural de la piel.

Aunque muchas veces lo ignoramos, durante el lavado podemos estar cometiendo errores que conducen a tener trastornos cutáneos.

Anuncios

Debido a esto, es primordial saber cuándo nos conviene utilizar agua fría y cuándo está bien optar por la caliente.

Para disipar tales dudas, a continuación queremos revelar los beneficios y los puntos en contra que tiene cada uno.

¿Cuándo lavar el rostro con agua fría?

Cuándo-lavar-el-rostro-con-agua-fría-500x334

Las duchas de agua fría o su aplicación en el simple lavado del rostro es una costumbre muy saludable que permite conservar la piel hidratada y firme.

Está comprobado que esta tiene la capacidad de estimular el flujo sanguíneo, lo que promueve la eliminación de las toxinas del cuerpo a través de los capilares.

También facilita la eliminación de los residuos que van depositándose bajo la dermis, responsable de las imperfecciones visibles como el acné, la celulitis y las manchas.

A diferencia de lo que ocurre con las temperaturas altas, esta sella los poros, retiene los aceites naturales y tiene un efecto reafirmante que contribuye a evitar los signos del envejecimiento.

¿Es conveniente lavar el rostro con agua helada?

En los últimos meses se ha hecho bastante famosa la tendencia de utilizar agua helada como parte de la rutina facial.

Pese a que parece un poco brusco por la sensación que causa al contacto con el rostro, lo cierto es que es una gran terapia para mantener la buena salud de la piel.

Su efecto reafirmante y su capacidad para remover las impurezas cutáneas lo convierten en un buen remedio para prevenir las arrugas.

Además, cuenta con un efecto antiinflamatorio que reduce el tamaño de los comedones de acné y la presencia de esas antiestéticas bolsas y ojeras.

Cubos-de-hielo-500x334

Para proceder al lavado debemos introducir algunos cubos de hielo en un recipiente con agua y, después, utilizar el líquido helado como enjuague.

Tras aplicarla, la circulación se activa, hay una mayor oxigenación celular y se reduce la presencia de las impurezas que ocasionan alteraciones.

Otra de sus ventajas es que permite reducir el tamaño de los poros, lo que es bastante beneficioso para quienes luchan contra los puntos negros.

En todo caso, se trata de un método para las más valientes.

¿Cuándo lavar el rostro con agua caliente?

El uso de agua caliente para lavar el rostro es relajante y puede ser un buen tratamiento para hacerle frente al estrés.

Sin embargo, ningún experto en belleza recomienda utilizarla de manera habitual, ya que ocasiona algunos efectos negativos.

En primer lugar, hay que considerar que la piel tiene unos aceites naturales que le sirven para conservarse elástica y protegida.

Al utilizar agua a temperaturas altas (por supuesto, soportables) esas grasas se van alterando y puede producirse sequedad o afecciones como la rosácea.

Por otra parte, se cree que también influye en la disminución de la producción de colágeno y elastina, lo que aumenta la flacidez y la presencia de arrugas.

La ventaja que se le encuentra es que ayuda a dilatar los poros obstruidos, facilitando la eliminación de los pequeños comedones y puntos negros.

También es conveniente utilizarla antes de eliminar el vello facial, ya que abre el folículo y facilita la extracción de los pelitos.

¿Lavar el rostro con agua tibia es una buena opción?

Lavar-el-rostro-con-agua-tibia-es-una-buena-opción-500x334

La respuesta es sí. Aquellos que no quieran limpiar su piel con agua fría o helada pueden optar por hacerlo con una temperatura media.

De este modo encontramos un punto neutro que no da mayores beneficios, pero que tampoco tiene efectos negativos.

Su aplicación no altera los aceites propios de la dermis y, junto con el jabón o una crema, sirve para eliminar hasta la suciedad más profunda.

En conclusión, la temperatura más adecuada para el cuidado del cutis es la fría. Sin embargo, cada uno puede elegir la que considere más conveniente para sus necesidades.

Fuente