Hay algunas religiones que prohíben el consumo de carne de cerdo, pues se considera “inmundo”. Puede que parezca una simple creencia, pero, ¿hay algo más detrás? ¿Existe una base científica o explicación racional para ello?

Una reciente investigación pudo demostrar que el 69% de la carne de cerdo cruda está adulterada por microorganismos que pueden resultar peligrosos. Estos microorganismos causan enfermedades gastrointestinales, fiebre, diarrea, vómitos y espasmos. Por eso, descubre los riesgos de consumir esta carne.

Mostrar Menos…

Además, se encontró en esta carne otros contaminantes, como la ractopamina, un medicamento muy cuestionable que ha sido prohibido en China y Europa. Muchos de estos contaminantes y microorganismos que habitan esta carne son inmunes a la mayoría de antimicrobianos, por lo que eleva el riesgo para las personas.

Muchos de esos parásitos, infecciones y organismos que tienen los cerdos se pueden transmitir a las personas y causarles efectos perjudiciales.

Los riesgos de comer carne de cerdo

Veamos cuáles son los parásitos y enfermedades más comunes que podemos contraer al consumir carne de cerdo:

  • La Taenia Solium es un parásito intestinal que contamina los tejidos y provoca la pérdida de apetito.
  • La infección por menangle causa fiebre, escalofríos, cefaleas y sudoración excesiva.
  • La trichinella es un parásito que provoca mialgia, fiebre, edema y malestar general.
  • La hepatitis E provoca cansancio, fatiga, náuseas e ictericia.
  • En otros casos, también puede llegar a causar fibrosis y cirrosis.
  • Según los estudios, cocinar la carne de cerno reduce los peligros de estos parásitos, pero realmente no existe una temperatura garantizada a la que debemos cocinar esta carne. De todos modos, deberías cocinarla siempre a no menos de 60 grados Celsius.

Nunca comas la carne de cerdo cruda y no la almacenes junto a otros alimentos que sí comas crudos, como puedan ser las verduras. ¡Ten cuidado con esta carne!

Aquí te dejamos un video con los peligros de la carne de cerdo:

FUENTE