La mayoría de los latinos, especialmente aquellos que habitan en zonas tropicales, conocen de este fruto desde que son pequeños. Puede resultarles familiar por las advertencias recibidas sobre tragarse la semilla, por lo económico y accesible que resulta esta fruta o bien, por las propiedades curativas de la huaya.

El árbol de huaya, también conocido como mamoncillo, guayum, limoncillo, quenepa, maco, papamundo; es originario de la zona intertropical de América perteneciente a la familia de las sapindáceas. El fruto es de color verdoso, con pulpa color salmón, de sabor picante y dulce. Estudios han comprobado el alto valor nutricional y múltiples propiedades curativas de la huaya.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Tambien te interesará:

loading...