Muchas personas alrededor del mundo sufren de distintas enfermedades. Mientras todavía somos jóvenes, pocas veces nos preocupamos por nuestra salud ósea.

Sin embargo, con el paso de los años, esta empieza a convertirse en algo que requiera de nuestra atención. Especialmente a personas de la tercera edad se las ve sufrir de dolor en los huesos y músculos. A medida que vamos envejeciendo, nuestro cuerpo va sufriendo cambios irreversibles. A medida que nos hacemos menos activos, los músculos y la densidad ósea disminuye. Como resultado, empezaremos a ser más susceptibles a lesiones y fracturas óseas por su uso excesivo.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Tambien te interesará:

loading...