De igual que el manera que los pies, el aliento y nuestro propio sudor tienen un olor característico, la vagina también tiene un olor propio otorgado por las bacterias que forman parte de su flora.

Durante el ciclo menstrual, los cambios hormonales que tienen lugar en el organismo provocan alteraciones en la concentración de lactobacilos de la flora vaginal, causando a su vez cambios en el olor de sus fluidos.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Tambien te interesará:

loading...