Por lo general, la mayoría de los padres desconocen la importancia que puede llegar a tener el guardar algo tan pequeño como lo es los dientes de leche de sus hijos. Pero, efectuar mínima acción puede ser realmente importante, y hoy te diremos esas razones, ya que más que preservar ese diente como recuerdo, servirá como menos te imaginas.

Aunque, los dientes de leches no son exactamente dientes de transición, tiene un gran poder que se encuentra en las células madres del mismo, lo que podría ser muy útil para salvar la vida en el futuro. Así que presta mucha atención y no te pierdas esta valiosa información que te dejamos.

Mostrar Menos…

Resulta que en la pulpa del diente se pueden hallar células madre, el cual están bien protegidas en un sitio estéril. Ciertamente son las mismas células que se preservan con el cordón umbilical de muchos recién nacidos.

A pesar que aún no se efectúan las investigaciones pertinentes sobre las posibilidades regenerativas de estas células, pero las mismas si se utilizan en más de 70 operaciones e intervenciones, puesto que las células madre hacen que el tejido y el hueso se regenere mucho más rápido reduciendo la posibilidad de cualquier rechazo en el caso de implantes dentarios.

Además, las células madre bucales igual puede ser de gran ayuda para otro miembro de la familia aparte del dueño del diente, debido que son capaces de regenerar insulina, lo que ya hay un muchos centros de investigación en esto, donde estiman que los dientes infantiles tienen un enorme poder.

¿Para qué se usan exactamente las células madre del cordón umbilical?

Sin tener respuestas muy claras, la verdad es que proceden de la conservación del cordón umbilical, no obstante sirve para lo que se ha mencionado anteriormente, pero aún queda mucho por descubrir el rico potencial que tienen las células madres, puesto que son una pieza clave en enfermedades tales como el Párkinson, el Alzheimer, Diabetes y ciertos géneros de cáncer. Incluso, las células madre se usan para:

Regenerar especialmente al corazón, la médula ósea tras un tratamiento de cáncer la córnea, huesos, las neuronas, la piel y el hígado.

Ahora, imaginas la cantidad de células madre que son posible preservarse con solo guardar los dientes de leche e incluso se podrían salvar muchas vidas en un futuro. ¿Increíble cierto?

FUENTE