Seguramente te gusta comerte una rica manzana, este fruto es muy saludable y nutritivo, aportando a nuestra salud mucho bienestar. Pero conocías que la semilla de las manzana tiene propiedades para curar el cáncer.

Hoy te develaremos como esta semilla es un anti-cancerígeno poderoso, para matar las células cancerosas y es unas diez mil veces más potente que la invasiva quimioterapia. Conoce como obtener los beneficios de la semilla de la manzana.

Mostrar Menos…

¿Por qué no estamos al tanto de esta información?

En la actualidad existen organizaciones interesadas en fabricar una versión sintética que les permita incrementar sus ingresos. De ahora en adelante usted podrá ayudar a un amigo que lo necesite, haciéndole saber sobre los beneficios de comer semilla de manzana con el fin de prevenir la enfermedad.

¿Cuál es su sabor?

Su sabor no es agradable, sin embargo no produce los horripilantes efectos de la quimioterapia. Cada día que consuma una manzana, no tire la semilla a la basura. Como todos sabemos la manzana es adquirible en todos lados.

Forma de consumo

Con el mero hecho de ingerir la semilla, ya estamos contribuyendo a eliminar el cáncer de nuestro organismo.

La semilla de manzana puede ser comida directamente o ser incorporada en una ensalada o postre.

El interés sobre esta semilla se debe a sus potentes efectos anti cancerígenos. Más allá de que se le atribuyen muchas más propiedades, lo que resulta mucho más interesante de ella es el efecto que genera sobre los tumores.

Otro tipo de beneficios

La semilla de manzana es también considerada como un agente anti-microbial de amplio espectro contra las infecciones bacterianas y diferentes tipos de hongos; es eficaz contra los gusanos y los parásitos internos.

Además, es capaz de regular la tensión arterial alta y actuar como un antidepresivo, combatiendo, al mismo tiempo, los desórdenes nerviosos y la tensión.

¿En que consisten estas investigaciones?

La fuente de esta información procede de uno de los fabricantes de medicinas más grandes del mundo, el cuál afirma que luego de decenas de pruebas de laboratorio, realizadas desde el año 1970 la semilla de manzana es capaz de destruir las células malignas en al menos 12 tipos de cáncer, incluyendo el de pecho, próstata, colon, pulmón y páncreas.

Los componentes de esta semilla demostraron actuar unas diez mil veces mejor retardando el crecimiento de las células cancerígenas que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica, usualmente utilizada en el mundo.

Lo que es aún más asombroso es que este tipo de terapia, con la semilla de manzana, destruye tan sólo las células malignas del cáncer, no afectando las células sanas.

Propiedades beneficiosas y nutrientes activos

La semilla de manzana, así como la de los damascos, las ciruelas o las mandarinas, es rica en Vitamina B17, denominada además amigdalina o Laetril. Se han descubierto propiedades curativas de las vitaminas B-17, específica en contra del padecimiento del cáncer, lo que explica porque en presencia de agua y de la enzima beta-glucosamidasa, la molécula B-17 es capaz de generar cianuro y benzaldehído.

Estos compuestos que individualmente son extremadamente tóxicos, con capaces de multiplicar sus efectos hasta 100 veces funcionando en simbiosis. Lo realmente positivo de este proceso es que la enzima beta-glucosamidasa, se encuentra en altas cantidades dentro de las células cancerosas y en cantidades verdaderamente ínfimas en el resto de las células del cuerpo.

De esta manera, estas sustancias tóxicas son capaces de destruir únicamente a las células cancerosas. Una verdadera quimioterapia, específica, natural, localizada y realmente eficaz.

Por otro lado, las células sanas, son contenedoras de una enzima denominada rodanasa, conocida por ser “Protectora” del organismo. La rodanasa neutraliza el cianuro y lo transforma en un subproducto no tóxicos. Las células cancerosas no poseen rodanasa en su composición, por lo que se encuentran indefensas en su totalidad.

FUENTE