Una vez que descubras la infinidad de usos que puedes darle a todos esos tubitos de labiales que tienes en tu baño o en tu bolsito de maquillaje te darás cuenta de que son más que para oler rico o darnos un brillito en los labios. Hoy te traigo 12 usos que puedes darle para hacer tu vida más fácil.

La mayoría de este tipo de labiales los compramos solo porque son lindos o para cuando se nos resquebrajan los labios, sin embargo aquí te voy a explicar cómo lo puedes utilizar como base para sombras, y hasta como cicatrizantes. Lee hasta el final y descubre por ti mismo todo lo que puedes hacer con ellos.

Mostrar Menos…

Si miras las estanterías de los baños, siempre encontrarás una enorme selección de pequeños envases de plástico de todos colores, sabores y fragancias. Lo cierto es que todos tienen una cosa en común: todos son ungüentos para labios.

Es el tipo de cosas que ves en la cola de las cajas en el súper o las perfumerías, donde te sorprendes a ti diciendo que algún día lo necesitaras y después un tiempo, tienes amontonado un arsenal de tubitos de bálsamo para labios.

Pero ¿qué puedes hacer con todos esos ungüentos?

Aquí tienes 12 usos alternativos para este práctico producto; te van a ayudar en muchas cosas y vas a tener más espacio en tu estantería.

1. Sellar cortes

Puedes sellar heridas y cortes pequeños con ungüento labial. No reemplaza un vendaje, más ayuda a mantener la herida limpia. También, normalmente puedes aplicarlo en los labios en el caso de fisuras y resequedad.

2. Pelos sueltos

El pelo seco y electrificado que se eriza puede ser una auténtica molestia. Un simple truco para solucionarlo, es ponerte un poco de este ungüento en las manos y después pásartelas por el cabello. Ten cuidado de no usar demasiado para que tu pelo no se vea grasoso. También puedes aplicarlo directamente del tubo sobre las cejas.

3. Nariz reseca

Acabas de salir de una gripe terrible, cuando de pronto ya tiene otro problema encima. Después de todo ese moco y de la irritación provocada por los pañuelos desechables, la piel alrededor de la nariz se reseca y se agrieta. Cuando esto ocurra, puedes aplicarlo.

4. Ampollas pequeñas

Cuando llevas más de dos horas caminando con esos zapatos nuevos fabulosos pero de un momento a otro ya tienes ampollas en los pies. Para prevenir o calmar esas molestias causadas por las ampollas, puedes aplicar un poco de bálsamo en las zonas donde te rozan los zapatos. ¡Tus pies te lo agradecerán!

5. Cuidado del calzado

Si ya no te queda cera para zapatos en casa, puedes usar bálsamo de labios para conseguir exactamente el mismo efecto. Ablandan la piel y hacen que luzcan nuevos y relucientes. ¡Cuando lo uses sobre tus zapatos, es mejor que después no te lo eches en los labios!

6. Perforaciones en las orejas

La mayoría de las mujeres hemos tenido este problema en nuestras vidas, no utilizado aretes por cierto tiempo la piel comienza a crecer y a unirse. Para evitar molestias y una posible infección, aplica bálsamo en el lóbulo y en la zona del arete.

7. Anillos atascados

Si no puedes quitarte un anillo, respira profundo ya antes de tomar la sierra. No, lo mejor es frotar un tanto de ungüento labial sobre el dedo, justo en la parte inferior y superior del área del anillo. Después trata de sacarlo mientras que lo giras. ¡Siempre y en toda circunstancia marcha!

8. Puntas abiertas

Si tu pelo está verdaderamente seco, es esencial actuar de forma rápida antes que las puntas se abran más y resquebrajan. Para prevenir este inconveniente, aplica un poco de bálsamo sobre tus palmas y póntelo en las puntas del pelo.

9. Base de sombra de ojos

Para mejorar el color y fijar cualquier sombra, puedes aplicar una capa base de bálsamo labial en tus párpados. ¡No tienes que comprar bases para sombras super caras!

10. Apretar los cordones

Puedes solventar este inconveniente aplicando algo de ungüento labial en el nudo tras anudar los cordones. Entonces aprieta el nudo lo más fuerte posible de nuevo.

11. Retira el exceso de máscara

Al aplicar la máscara de pestañas resulta bastante difícil evitar que queden ciertos restos cerca de las pestañitas de abajo. Para quitarlos, sencillamente frota bálsamo para labios con un hisopo y, con mucho cuidado, limpia los restos de máscara

12. Cremalleras atascadas

Si tienes inconvenientes con una cremallera, sencillamente frota algo de ungüento por delante y tras la cabeza de la cremallera y después tira cara arriba y cara abajo. ¡Unos pocos movimientos habrían de ser suficientes para aflojarla y poder utilizarla otra vez!

Como puedes ver, estos simples tubitos pueden ser una enorme ayuda en todo tipo de situaciones.

FUENTE