Te aseguro que si no empiezas a aplicar esto hoy mismo, tu salud puede estar en grandes riesgos. A veces solemos sentirnos mal sin razón aparente, pero detrás de todo ese malestar existe un motivo muy silencioso que puede traernos grandes problemas si no lo detenemos a tiempo.

Sin duda nuestro enemigo silencioso es la sal. El uso de la sal en exceso puede acarrear una serie de consecuencias en nuestro organismo que van desde una sed constante hasta ser la causante de infartos y problemas arteriales. Mira cuales son las señales que envía tu cuerpo cuando consumes mucha sal.

Señales de que estás consumiendo demasiada sal:

El consumo excesivo de sal puede traer graves consecuencias a la salud, incluyendo problemas cardiovasculares, elevación de la presión arterial, retención de líquido, falta de calcio y otras enfermedades derivadas, cuando consumimos sal en exceso, el cuerpo comienza a enviar distintas señales.

La presión arterial alta, es una clara señal de que posiblemente tengas un consumo exagerado de sal, cuando esto sucede es momento de revisar tu dieta, evitando su consumo o haciendo un cambio por la sal marina. Sin embargo ese no es la única consecuencia.

La incomodidad y los sobresaltos pueden darnos otros rastros de que estamos excediendo la línea del consumo tolerado de sal.

Cefaleas persistentes

Hay un fuerte vínculo entre la hipertensión arterial y las cefaleas. Un estudio encontró que las personas que consumen sal y tenían sobrepeso, eran más propensos a tener cefaleas, aun si su presión arterial era normal.

Si la cabeza se siente como que está a puntito de explotar, tal vez el cuerpo te esté pidiendo que dejes de consumir sal y optes por una dieta menos pesada.

Niebla del cerebro

La deshidratación puede afectar tu capacidad de pensar con claridad y sufrir lo que generalmente se conoce como la niebla mental. Tal y como se halla en la gaceta Journal of Nutrition, cuando las mujeres se encuentran levemente deshidratadas, tuvieron menor desempeño en las pruebas cognitivas que miden la concentración, la memoria, el argumento y el tiempo de reacción, en comparación a cuando fueron hidratadas de forma conveniente.

Orinar frecuentemente

Tomar demasiada agua puede ser la razón por la que orinar frecuentemente, esto es obvio. Cuando se consume demasiada sal, los riñones deben trabajar horas extras con el objetivo de limpiar el exceso de sal. Por tal razón se acaba orinando más de lo común.

Sed incesante

La sal es una de las razones por las cuales puedes estar teniendo la boca seca todo el día. Después de consumir alimentos altos en sodio, el cuerpo empezará a sentir que sus niveles de sal y agua no están en equilibrio.

El cerebro manda señales de sed para tomar más agua y de esta manera regresar a la normalidad, más la auténtica causa ha sido esa ingesta de sal que hemos agregado a nuestra dieta, no la sed en sí misma.

De qué forma corregir el exceso de sal:

No importa cuales son los síntomas que presentas, si sabes que estás consumiendo demasiada sal, la mejor forma de reducir radicalmente la cantidad de sodio es reducir el consumo de alimentos procesados y tomar más agua. Esto dejará que el cuerpo se ponga al día y estará de nuevo balanceado. Cuando la cantidad de sodio vuelve a la normalidad, se debe intentar sostener el consumo de sal bajo control.

FUENTE