Unas zapatillas blancas se ven muy bonitas cuando están recién compradas. Sin embargo, al pasar de los días y medida que las utilicemos, empiezan a perder ese blanco tan reluciente, incluso por más que las lavemos de la mejor manera, la goma y la tela ya no se ven tan blancas porque la suciedad se adhiere a la superficie de las zapatillas y es realmente difícil de eliminar.

Pero, afortunadamente podemos encontrar trucos que son muy sencillos y rápidos que pueden ayudarnos a recuperar el blanco de nuestras zapatillas y dejarlas como el primer día, como estos trucos que dejarán tus zapatillas increíbles, te aseguro que los resultados te encantarán.

Mostrar Menos…

Primer truco para unas zapatillas blancas

Esta solución puede servir tanto para zapatillas blancas como para las de colores suaves: rosa, celeste, etc.

Ingredientes:

– 1 taza de vinagre de manzana
– ½ taza de fécula de maíz
– 1 cucharada de detergente
– ½ taza de bicarbonato de sodio
– Agua

Método de preparación:

Para este truco, tendremos que mezclar el vinagre con el bicarbonato de sodio. Cuando estén bien mezclados, cogeremos un cepillo de dientes y frotamos con la mezcla las partes más sucias de la zapatilla. Entonces, cogeremos un cepillo más grande para lavar toda zapatilla con detergente y agua.

Quitaremos los cordones y los pondremos en la mezcla de bicarbonato y vinagre. Después, los lavamos con jabón. Cuando se empiecen a secar las zapatillas, pero aún estén un poco húmedas, debemos espolvorear la fécula de maíz. Cuando estén secas, las sacudiremos un poco para eliminar toda la fécula. Cogemos un paño limpio y quitamos los restos que hayan podido quedar en las zapatillas.

Segundo truco para unas bambas como nuevas

Este remedio es más recomendado para las zapatillas con goma ancha blanca. Estas zapatillas se suelen ensuciar con mucha facilidad. También puedes hacerlo con bambas de cuero.

Ingredientes:

– Pasta de dientes.
– 1 cepillo de dientes.

Método de preparación:

Es muy fácil de realizar. Solo tenemos que poner un poco de pasta de dientes en el cepillo y frotar bien sobre la goma o el cuero de la zapatilla. Pronto notarás como la espuma que se produce va blanqueando la zapatilla. Cuando la veas limpia, puedes quitar la pasta con un trapo limpio. Lo tendrás listo en menos de diez minutos.

FUENTE