¿Te tirarías un pedo frente a tu pareja? ¿Alguna lo has hecho o lo harías?… No importa cual sea tu respuesta ya que hoy te diremos cuales son los beneficios que trae para tu salud oler los gases de tu pareja.

Lo más importante es que todos lo hacemos, pero nunca nadie lo admite. Y aunque es una función normal y natural de nuestro cuerpo siempre es motivo de vergüenza debido a su olor y a su sonido.

Mostrar menos…

¿Olerías los pedos de tu pareja?

Aunque es cierto, es entendible que sea algo un tanto tabú, como el resto de las funciones excretoras de nuestro cuerpo. Es desapacible, huelen mal y no te hacen quedar bien con los chicos y chicas. Mas tal vez no sea tan malo “dejar escapar uno por ahí”, por lo menos cuando estás con tu familia.

Lo cierto es que esto es lo que apunta un nuevo estudio científico que asegura que los componentes de las flatulencias pueden ser beneficiosas para combatir distintas enfermedades, y hasta pueden alargar la vida.

Si bien puede ser tomado como una broma de mal gusto, la verdad es que realmente se trata de un descubrimiento científico que halló una enorme relación entre estar expuesto a estos gases y un significativo incremento en la expectativa de vida de las personas.

El responsable de esta conclusión es el sulfuro de hidrógeno el cual es uno de los componentes de los gases en nuestros intestinos. Uno de los científicos, conocido como A.J Troiano, aseveró que no son los microbios los responsables del fragancia sino más bien esta molécula.

Según parece este químico tiene abundantes efectos beneficiosos sobre el organismo. Se encontró que puede ayudar reducir el peligro de cáncer, demencia, artritis e infartos.

Los resultados indicaron que el sulfuro de hidrógeno ayuda a las células a batallar contra múltiples enfermedades.

Esta podría ser una de las explicaciones de porqué las pareja tienden a vivir más tiempo que aquellos que los que viven solos. Puesto que a lo largo de la noche (o en el día, si se tienen mucha confianza) siempre están oliendo los gases del otro.

Con lo que ya lo sabes, si verdaderamente amas a esa otra persona, relájate y recuerda: “mejor afuera que adentro”.

FUENTE