Los calambres musculares afectan a personas de ambos sexos y ocurren en mayor medida en la noche.

Se trata de contracciones musculares benignas y dolorosas también llamadas “calambres en reposo”. Tanto dedos como pantorrilla son a menudo los más afectados.

Mostrar menos…

Los calambres pueden durar entre 30 segundos y 10 minutos y luego desaparecer de manera intempestiva, aunque la sensación de incomodidad puede persistir durante horas.

Si aparece un calambre cada tanto, no es grave; pero si se multiplican o el dolor persiste durante mucho tiempo, debemos tomarlo como un signo de alarma. En este caso, es importante consultar con un profesional, para descartar una insuficiencia venosa o un posible reuma incipiente.

Las causas de los calambres son difíciles de determinar, pero los profesionales de la salud identificaron ciertos factores de riesgo comunes entre las personas que las padecen.

– Embarazo.

– Edad.

– Actividad física intensa.

– Dieta alimentaria desequilibrada (escaso aporte de sales minerales y fibras).

– Escasa ingesta de agua.

– Permanecer sentado en una sola posición durante mucho tiempo.

– Exceso de esfuerzo de los músculos de las piernas.

– Algunas condiciones médicas como el alcoholismo, el mal de Parkinson, tener pie plano o ser diabético.

¿CÓMO ALIVIAR LOS CALAMBRES?

Algunos ejercicios de estiramientos de los músculos afectados, así como los masajes, pueden ayudar a calmar los dolores asociados a los calambres.

– Ejercicio de estiramiento en caso de calambre en las pantorrillas.

Sentado, la pierna estirada y el pie hacia arriba. El ejercicio consiste en tomarse el extremo del pie con las manos y estirar hacia el cuerpo extendiendo la pierna del calambre.

– Ejercicio de estiramiento en caso de calambre en el pie.

Sentado, extiende los dedos para aliviar el dolor.

– Otros recursos.

Acostarse de espalda y estirar la pierna bien recta hacia el cuerpo. Sostener la posición unos 10 segundos.

Masajear la pierna dolorida con masajes que vayan de abajo hacia arriba para facilitar la circulación sanguínea. Lo ideal es repetir estos ejercicios de manera preventiva una o dos veces al día.

¿CÓMO EVITAR LOS CALAMBRES?

La alimentación y la hidratación son sumamente importantes. Es importante mantener una dieta equilibrada y diversificada rica en legumbres y fibras. La hidratación es fundamental. Beba suficiente agua a diario.

La actividad física también contribuye sobre todo si se realizan ejercicios de estiramiento que actúan de manera preventiva.

– Manténgase de pie, a 1 m de la pared e inclínese hacia adelante para tocarla con las manos sin despegar los pies del suelo. Mantenga esta posición durante 10 segundos, relaje 5 segundos más y vuelvo a repetir el ejercicio.

– Antes de comenzar con una actividad deportiva intensa, es necesario precalentar los músculos que van a verse sometidos al esfuerzo. Además, es importante hidratarse de manera correcta.

– Tome un baño tibio y relajante ante de acostarse. Esto incrementará la circulación de la sangre.

– Utilice una almohadilla térmica en las zonas afectadas.

– Las deficiencias de potasio y magnesio son muchas veces el origen de los calambres. Asegúrese de ingerir alimentos que contengan estos minerales.

– Utilice calzado ergonómico. Este tipo de calzado está específicamente diseñado para personas que permanecen de pie durante muchas horas. La suela está adaptada para reducir la presión al momento de caminar y al mismo tiempo ayuda a mejorar la alineación de la columna. También, distribuye el peso del cuerpo de manera uniforme.

Si a pesar de todos estos consejos y precauciones continúa sintiendo de manera frecuente calambres, no deje de consultar con un médico. Algunas veces, los calambres musculares nocturnos están ligados a efectos secundarios de un tratamiento o constituyen los síntomas de enfermedades como la insuficiencia arterial y venosa o la neuropatía periférica.

FUENTE