No podemos negar que el amor entre dos personas es algo grandioso y maravilloso, se siente muy bien cuando estas enamorada y esa persona por la que sientes algo especial en realidad te corresponde, pero que pasa cuando las cosas empiezan a cambiar, cuando sientes que las cosas ya no son como antes, o cuando sientes que ciertos detalles se han perdido.

Si esas cosas te estás sucediendo es posible que esa persona con la que llevas una relación, está perdiendo el interés hacia a ti, ahora bien cómo saber identificar esos cambios, pues es muy sencillo hay cosas que esa persona hace y aquí te diremos cuales son esas señales para que las identifiques y tomes la mejor decisión.

Mostrar menos…

Señales que indican que el ya no te quiere

1. Dura verdad revelada

Finalmente, siendo considerablemente más directos y menos difíciles que nosotras, los chicos pueden prescindir de otras señales de esta lista y animarse a descubrir la dura verdad. Eso sí: tras oír que ya no siente lo mismo por ti, lo peor que puedes hacer es suplicarle que se lo piense, que se quede contigo o bien que no te deje.

2. Otras mujeres presentes

¿Tu novio recientemente opta por charlar mucho de alguna de sus compañeras? ¿Ha comentado que había conocido a una muchacha cuando salió con sus amigos por última vez? ¿No le da corte interaccionar con otras mujeres en tu presencia? No te engañes, su corazón ya no te pertenece.

3. Enfurezco común

Si bien anteriormente le hacías reír con tus ocurrencias, y le encantaban las gracietas que le gastas, actualmente lo único que consigues lograr procurando hacerlo reír es el inicio de un problema, sus días juntos están contados. En el momento en que una persona deja de estimar a otra, su interés por ella desaparece por completo, y sus hábitos empiezan a incomodar.

4. Contacto físico inexistente

Es imposible no percatarse de lo que anda mal entre tú y tu otra mitad, cuando inmediatamente deja de tener ganas de encerrarte en sus brazos y acariciarte. Siempre y en todo momento nos servimos del sentido del tacto estando cerca de la gente a la que sentimos atracción física: es más que obvio y forma un factor vital de todas y cada una de las relaciones felices.

5. Actualización nula

Estando en relación cariñosa con otra persona (así sea como novios, marido y mujer o bien comprometidos), es de forma perfecta normal contarle lo sucedido, compartir ocurrencias y informar sobre planes o bien ideas, A DIARIO. Sin embargo, si tu hombre de un día para el otro deja de informarte sobre los diferentes aspectos de su vida, trabajo y tiempo libre, puedes ir haciendo las maletas. Todo esto significa nada menos que ya no te considera tan esencial como anteriormente y, si bien sea durísimo de admitir, debes reconocerlo.

6. Otros hombres indiferentes

¿Conoces esta increíble sensación que se apodera de toda mujer cuando nota que provoca celos en su hombre? Si bien muchos afirman que suena muy repelente, no existe amor auténtico sin celos y, por lo tanto, la carencia de reacción por la parte de un hombre que generalmente se sentiría en riesgo, no es una señal nada buena. Si tu pareja no probaría nada de interés aún al verte en compañía de Brad Pitt y Chris Hemsworth, te tenemos una mala nueva.

7. Desaparición y ausencia usual

Si tu ser más querido de súbito desaparece de tu vida y el contacto con él se vuelve poco a poco más bastante difícil, hay gato encerrado. Un hombre enamorado va a aprovechar cualquier ocasión para poder ver, oír o bien comunicarse con el objeto de sus sentimientos, por lo que si te ha dejado plantada en más de una ocasión, no te informa sobre sus planes y te cuesta tanto sostener contacto con él que prácticamente no sabes qué hay de su vida, estate preparada. Si además de esto comenzó a verse con nuevos amigos, es por el hecho de que verdaderamente no tiene ganas de estar contigo.

8. Mensajes cortos

Por mucho que ciertos hombres tengan una pasmante tendencia a contestar los mensajes de sus novias tras múltiples horas, una siempre y en todo momento intuye cuando sus SMS o bien mails son ignorados o bien comienzan a ser una molestia para la otra parte. Si te esmeras escribiéndole largos relatos, preguntas de qué forma está, le cuentas tus planes, y a cambio no consigues nada, o bien recibes un mensaje compuesto de una palabra, mejor comienza a percatarse de que puede ser el principio del fin.

Fuente