¿Tienes varices en las piernas? si este es tu caso sabemos lo desesperante que puede ser ya que estas venitas suelen estar a simple vista dificultando que podamos elegir libremente lo que queramos usar en cuanto a la vestimenta ya que siempre y en todo momento queremos ocultarlas.



Pero eso ya no será más un problema ya que existe un remedio el cual puedes hacer desde la comodidad del hogar y con un ingrediente que todos solemos usar a menudo, así que no te pierdas ni un solo detalle y quédate con nosotros hasta el final para que puedas tener todos los detalles.

Cura para las varices

Las venas varicosas son venas dilatadas que se inflaman y que se pueden apreciar a simple vista bajo la piel, transformándose en un inconveniente de belleza tanto para hombres para mujeres.

La mayor parte de personas procura buscar una solución a esta afección por el hecho de estar mal vistas en lo que se refiere a lo estético, siendo notables en diferentes áreas del cuerpo.

Lo que pocos llegan a tener en consideración es que sufrirlas asimismo supone un problema médico puesto que, en general, reflejan un inconveniente de circulación sanguínea que puede pronunciarse con otros síntomas como pesadez, dolor y fatiga en las piernas.

Por tal razón, se viene fomentando el empleo de tratamientos alternativos de la medicina natural, los que aprovechan las propiedades de ciertos ingredientes para prosperar esta condición.

El ingrediente primordial que tiene está en casa y es el tomate.

Si el tomate está verde o bien maduro, no importa!

Hay 2 posibles formas de efectuar ese tratamiento, lo que facilita todavía más nuestra vida.

Tratamiento con tomates verdes

– Tome 2 tomates verdes y corte en rodajas.

– Lávese bien y, ahora, ponga sobre las venas varicosas – si lo considera preciso, sostenerlas en ataduras.

– Deja actuar hasta el momento en que sienta hormigueo en la piel.

– Si no puede aguantar la leve sensación de ardor, retire de manera inmediata y lave con agua fría.

– Repita el procedimiento 5 veces al día, preferentemente a diario.

– Si su cuerpo reacciona bien al tratamiento, el resultado va a ser perceptible en poquitos días.

Tratamiento con tomates maduros

– El procedimiento es muy similar al de arriba.

– Los tomates han de ser bien lavados, cortados en rodajas – en rodajas finas – y aplicado sobre las venas varicosas.

Sosténgalos por 3 o bien 4 horas y después reemplazarlos por tomates nuevos.

– Ver una hora en que te quedes más tiempo en casa, más es preferible hacer a la noche.

El tomate es capaz de sanar venas varicosas por el hecho de que, así como sus semillas, tiene una sustancia que actúa como la aspirina.

FUENTE